La especialista en alimentación y tecnóloga Laura Saavedra, asegura que “tenemos alimentos en la nevera que no son comida. Aquí se encuentran: embutidos, patés, postres lácteos, bollería, galletas, snacks, etc y otros alimentos procesados que incluyen aditivos e ingredientes de mala calidad”.

Saavedra dice: “Mucha gente cuando come pavo o jamón de York cree que se está cuidando, sin embargo estos dos productos tienen una fama injustificada de saludables. Es más, estos derivados cárnicos procesados tiene entre un 60% y un 80% de carne”. Y el resto ¿qué lo rellena?

Saavedra destaca que estos productos tan económicos llevan siempre las carnes de la peor calidad, es decir descartes”, algo que se podría aplicar también a las salchichas. También comenta que el precio es siempre indicador de la calidad que compramos.

“Nunca más volveríamos a comer productos procesados industriales si supiésemos cómo y de qué están hechos”

Embutidos

La OMS es contundente: tanto las carnes  como los derivados cárnicos podrían ser cancerígenos”. Es esta categoría entran todos excepto el jamón salado, sin embargo el resto y por ejemplo la mortadela, “es la peor carne de cerdo triturada, con grasa inyectada, sales y aditivos”. Concluimos diciendo que es conveniente evitar en la medida de lo posible cualquier derivado cárnico.

La mayoría de embutido se elabora a partir de carne de cerdo mezclada con grasas procedentes del tocino o hígado (caso de la mortadela),  aromatizantes  y colorantes artificiales, fécula de baja calidad, sal, dextrosa y, en muchísimos casos, también leche en polvo.

Patés

Los paténs contienen hígado de cerdo, el paté lleva una gran cantidad de féculas, tocino y descartes de carne, además de harina de baja calidad, proteínas de leche, estabilizantes y sal. La OMS recomienda tomar máximo al día 5g de sal en adultos, pues bien una cucharada de postre de paté contiene cerca del 20% de esta cantidad y le sumamos nitritos y, glutamato monosódico (asociado a cáncer, fibromialgia, etc), un potenciador de sabor muy utilizado en gran cantidad de productos procesados.

Postres lácteos

Según Saavedra los postres lácteos  no se libran de los aditivos tan perjudiciales como es el azúcar o endulzantes. De echo “Un yogur  (125g) azucarado contiene un 13% de azúcar, osea dos sobres”. Esto es una barbaridad tenemos en cuenta la OMS recomienda ingerir máximo  de 20g a 25g diarios. Y si además tenemos en cuenta los productos que llevan el azúcar como parte de su ingrediente como pasta, pan, etc…

El autor de El libro de Sin azúcar.org, Antonio R. Estrada, y creador del blog con el mismo nombre. Con un yogur natural con mermelada de fresa estas ingiriendo 6,5 terrones de azúcar!!!”

Te recomendamos un yogurt griego y kefir ecológicos los cuales no llevan azúcar

 

Tomate frito

El tomate frito procesado es una bomba para tu cuerpo  ya que estamos ingiriendo hasta 9,4 terrores de azúcar si el bote es pequeño.

Aguas saborizadas

?Qué necesidad hay que tomar un agua con edulcorantes y aditivos?.  Un The verde ya preparado puede contener hasta 10,5 terrones de azúcar en un solo vaso, o una bebida de soja y naranja, contiene 6,5 terrones de azúcar”. Todos estos productos los presentan como saludables cuando es todo lo contrario.

Palitos de cangrejo

La industria alimentaria busca salida  a todo lo que son despojos así que se se inventan productos como  los palitos de cangrejo, elaborados con surimi, cuya composición consta de la carne de pescados con poca salida comercial, se extrae el agua  y mezcla con azúcar, sal, harina, clara de huevo o fosfatos, entre otros.

Al igual que ocurre con las salchichas y embutidos, en este caso “el surimi corresponde al pescado de peor calidad”, como el abadejo de Alaska, un pescado de discreto sabor al que se añaden saborizantes artificiales para imitar el gusto de otros de mayor calidad, desde el cangrejo a la langosta.

Gelatina

Es incomprensiblemente como la gelatina se ha puesto de moda ultimamente gracias a la publicidad. Mucha gente ha incorporado la gelatina en su dieta por creer que son alto en proteína. La gelatina se elabora con colágeno de baja calidad, una proteína que se encuentra en el tejido conjuntivo de los animales, es decir piel, tendones, cartílagos y huesos.

Saavedra dice que a pesar de lo que la publicidad dice la gelatina es bajo en nutrientes porque la proteína procedente del colágeno es de baja calidad. Además las gelatinas suelen llevar mucha azúcar y saborizantes (aditivos). La gelatina en sí es insípida.

En una entrevista para el periódico El Mundo dijo sobre la industria alimentaria y su papel respecto al consumidor: “Es un negocio. La industria alimentaria no tiene ningún interés en que los consumidores tengan una buena salud, sino en que consumas sus productos. Muchos productos de alimentación infantil están modificando sus ingredientes para que en el etiquetado no aparezca la palabra azúcar. Están utilizando maltodextrinas, pero son azúcares. Juegan mucho con la publicidad y la manipulación, intentando crear la falsa idea de que es un producto saludable.”

Así pues si quieres cuidarte, cuida tu alimentación

Si necesita un buen tentempié

30 Meriendas fáciles y saludables