Seitan:

También llamado carne vegetal, por su aspecto tan similar a ésta una vez preparado, el seitán es un alimento que se elabora a partir de la harina de trigo, concretamente del gluten del trigo.
Se elabora amasando la harina y formando bolas de masa como cuando se elabora el pan o una pizza, y luego se realiza un proceso de lavado que acabará eliminando la harina y únicamente dejará el gluten. Después se hierve con salsa de soja y alga Kombu para un mayor aporte de vitaminas y minerales.

Este alimento tiene multitud de propiedades de las que podemos aprovecharnos fácilmente. Simplemente añadiendo el seitán a nuestra dieta mejorarán varios aspectos de nuestra nutrición. Es un alimento con una alta cantidad de proteínas, casi un 24% de su peso total. Es mucho más digestivo y más suave que la mayoría de alimentos ricos en proteínas de origen animal como los huevos, la carne, la leche…El seitán es un alimento recomendable para aquellas personas que padezcan de colesterol alto, ya que es bajo en grasas. Es muy bajo en calorías. No pueden tomarlo aquellas personas con intolerancia al gluten, ya que está compuesto de gluten. No tiene nada que envidiar a los alimentos cárnicos en cuanto a proteínas, y además no ha sido tratado con antibióticos, hormonas y demás. Es una fuente de vitaminas del tipo B y hierro. Además contiene más calcio que la carne. Su contenido en lecitina es abundante. Es bajo en sodio por lo que es recomendable para aquellas personas que padezcan hipertensión, retención de líquidos…No contiene azúcar.

Tofu:

Tofu es el nombre japonés del queso de soja. En Oriente lo consumen desde hace miles de años; para ellos es un alimento imprescindible por la variedad de platos que se pueden realizar con él y por su alto contenido proteico.

Este alimento, tan consumido por los orientales, tiene multitud de propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Altísimo contenido de proteínas vegetales de buena calidad. Además contiene los diez aminoácidos esenciales en cantidades suficientes.

A pesar de su alto contenido en proteínas, el tofu es un alimento más digestivo que otros alimentos también ricos en proteínas como los huevos, la leche, la carne… No tiene conservantes, colorantes ni productos químicos y no han sido utilizados antibióticos ni hormonas para su engorde como se hace con el ganado. Sus niveles de lecitina son altos. Por su contenido en calcio se recomienda el tofu para mujeres que estén pasando por la menopausia.

También es recomendable para los niños en crecimiento o para la gente con osteoporosis. Contiene incluso más calcio que la carne. Es un alimento con bajo aporte calórico. No tiene lactosa, gluten ni colesterol. El tofu es un alimento que contiene lisina abundantemente.

La lisina es un aminoácido esencial del que tienen carencias muchos cereales y derivados. En cambio están bien dotados en aminoácidos sulfurados, metionina y cistina, que no son tan abundantes en la soja, y por tanto tampoco en el tofu.
Por este motivo las proteínas de la soja y las proteínas de los cereales se complementan tan bien, y es que la utilización neta de proteínas es aumenta cuando combinamos los cereales con el tofu y otros derivados de la soja.

Espirulina:

La espirulina (Spirulina maxima) es una alga unicelular que tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color azul verdoso por la presencia de clorofila que le da el color verde y de ficocianina, pigmento que le da el color azulado.

La espirulina es un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos: vitaminas, macrominerals, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.

Quinoa:

Botánicamente no es un cereal, ya que los cereales pertenecen a la familia de las gramíneas. La quínoa pertenece a la familia de las quenopodiáceas (como las espinacas, las acelgas y la remolacha) pero se compara con los cereales por su composición y su forma de comerlo.

Es importante destacar su alto contenido en proteínas, más alto que el trigo y el maíz. Según la variedad de la quínoa, puede llegar a contener hasta un 23% de este nutriente. Su proteína es completa, es decir de alto valor biológico. A diferencia de otras semillas es rica en aminoácidos como la lisina (importante para el correcto desarrollo cerebral), arginina e histidina, básicos para el crecimiento durante la infancia. Así mismo, es una alta fuente de metionina y cistina.

Para todas aquellas personas que siguen una alimentación vegetariana, el consumo de quínoa es fundamental puesto que aporta una proteína completa y no necesita ser complementada con ningún otro alimento. La quínoa también contiene hierro, calcio, magnesio, manganeso, cobre, potasio, zinc, fósforo, selenio y vitamina E. Es muy buena cuando se mezcla con otras verduras o frutas o comida como un cereal para el desayuno.

Semillas de calabaza:

Las semillas de calabaza son conocidas desde hace siglos como sustancias naturales con propiedades curativas. Estas son beneficiosas para el organismo, contienen hasta un 24,5% de proteínas, ácidos grasos, minerales, aminoácidos esenciales, cucúrbita y ácido cucúrbico.

Poseen propiedades antiinflamatorias, emolientes y antiparasitarias. Contienen una buena cantidad de zinc, fósforo, riboflavina, tiamina, vitamina B6, folato, vitamina B-5, hierro, magnesio, cobre, selenio, vitamina K, vitamina y manganeso. Las semillas de calabaza se comen como aperitivo o durante el día.

Almendras:

Las almendras son excepcionalmente ricas en proteína. De hecho, contienen más proteína que la carne a igual cantidad de alimento ingerido.

El problema es que nunca comemos tanta cantidad de almendras como de carne o huevos (de hecho, serían indigestas) pero son una fuente importante de proteínas en cualquier caso que no debemos descuidar, sobre todo si seguimos una dieta vegetariana.

Recuerda, no obstante, que la proteína vegetal es de bajo valor biológico, es decir, cada vegetal de manera independiente no contiene todos los aminoácidos esenciales y por eso es necesario combinar distintos tipos de vegetales (legumbres, cereales, frutos secos y semillas) para obtener así todos los aminoácidos que le hacen falta a nuestro organismo.

Las almendras son una buena fuente del aminoácido fenilalanina, importante para la función cerebral. Las almendras contienen vitamina B-2, B-3, ácido fólico, calcio, magnesio, manganeso, fósforo, manganeso, selenio.

Cacahuetes:

El cacahuete o maní es un fruto seco con muchas propiedades y también tiene una cantidad considerable de proteínas. Cada 100 gramos de cacahuetes tienen 27 gramos de proteínas. El cacahuete a pesar de susnutrientes y propiedades debe comerse con moderación pues es pesado de digerir. Los cacahuetes son una buena fuente de niacina y también contienen vitamina B-1, B-2, B-3, B-5, B-6, vitamina E, ácido fólico, calcio, hierro, cobre, potasio, hierro, magnesio, zinc y selenio.

La Avena:

La avena es un alimento popular entre los culturistas y los entusiastas del gimnasio. La avena integral ofrece tanto fibra insoluble como soluble, y además, la avena es también una gran fuente de proteínas.

Las proteínas que se encuentran en la avena son de una calidad más alta que la que se encuentra en la mayoría de otros cereales. La avena es fácil de preparar, mitiga el hambre y se mezcla bien con otras fuentes de proteínas para ayudar en el desarrollo de la masa muscular.

La calidad de las proteínas que hay en la avena es igual a las que contiene la harina de soja, según la Organización Mundial de la Salud, aunque la calidad de la proteína de la avena no es tan alta como la de las proteínas que se encuentra en la carne, el pescado, los huevos y la proteína aislada de la soja en polvo. La distribución de las proteínas de la avena es similar a la que se encuentra en las leguminosas, como las lentejas y las legumbres secas.

 

PROTEINAS

DESAYUNO DE PROTEINAS