6 peligros poco conocidos por restringir la sal demasiado (el sodio)

 El Sodio es un electrolito importante y un componente principal de la sal.

El exceso de sodio se ha relacionado con la presión arterial alta, y organizaciones de la salud recomiendan que limitemos nuestro consumo.

La Mayoria de las guías de nutrición recomiendan consumir 2.300 mg por día, o menos. Algunas incluso van con niveles bajos como 1.500 mg por día.

Sin embargo, a pesar de que el exceso de sodio provoca problemas, ingerir demasiado poco puede ser igual de malo.

Aquí exponemos 6 peligros poco conocidos de la restricción del sodio en exceso.

  1. Posible incremento en la resistencia a la insulina

Algunos estudios han relacionado las dietas bajas en sodio a una mayor resistencia a la insulina.

  La resistencia a la insulina es cuando las células del cuerpo no responden bien a las señales de la hormona insulina, llevando a los niveles más altos de insulina y azúcar en la sangre.

Se cree que la resistencia a la insulina a es el motor importante de muchas enfermedades graves, como la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.

Un estudio hecho en 152 personas de buena salud, encontró que la resistencia a la insulina se incrementó despues de sólo 7 día de dieta baja en sal.

Sin embargo, no todos los estudios están de acuerdo, y algunos no han encontrado ningún efecto,  incluso una disminución de la resistencia a la insulina.

Sin embargo, estos estudios varían en duración, del estudio de la población y el grado de restricción de sal, lo que puede explicar las diferencias en los resultados.

Conclusión: Las dieta bajas en sodio se han asociado con una mayor resistencia a la insulina, una condición que causa niveles altos de azúcar en sangre y de insulina. Esto puede conducir a la diabetes tipo 2 y otras enfermedades graves.

  1. Los beneficios para enfermedades del corazón, no está claro

Es verdad que reduciendo el consumo de sodio se reduce la presión sanguínea.

Sin embargo, la presión arterial es solamente un factor de riesgo para la enfermedad. Lo que realmente importa son momentos críticos terminales como ataques al corazón o muerte.

Varios estudios observacionales han examinado los efectos de las dietas bajas en sodio en los ataques cardíacos, derrames cerebrovasculares y el riesgo de muerte.

Un estudio encontró que consumir menos de 3.000 mg de sodio por día está vinculado a un mayor riesgo de morir por enfermedades del corazón, incluyendo ataques al corazón y derrames cerebrales.

Es preocupante, ya que otro estudio informó que hay un mayor riesgo de morir por enfermedades del corazón por consumir niveles bajos de sodio cosa que muchas guías de nutrición recomiendan actualmente.

Sin embargo, otros estudios han mostrado resultados contradictorios, por lo que este asunto está aún por resolverse.

En 2011 en una revisión de ensayos controlados, la reducción de sodio no redujo el riesgo de morir de ataques al corazón o derrames cerebrales, y aumentó el riesgo de muerte por insuficiencia cardiaca.

Conclusión: Aunque la evidencia está poco clara, algunos estudios observacionales muestran que las dietas bajas en sal están vinculadas a un mayor riesgo de muerte por ataques al corazón o derrames cerebrales. Los ensayos controlados no muestran beneficio claro.

  1. Aumento del riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre a todo el cuerpo para satisfacer sus necesidades de sangre y oxígeno.

Esto no quiere decir que su corazón deja de funcionar por completo, pero sigue siendo un problema muy grave de salud.

Curiosamente, las dietas bajas en sodio se han relacionado con un mayor riesgo de muerte en personas con insuficiencia cardíaca.

Una revisión de ensayos controlados encontró que en las personas con insuficiencia cardíaca, limitar la ingesta de sodio aumenta el riesgo de morir.

De hecho, el efecto era fuerte — las personas que restringieron su ingesta de sodio tuvieron un 160% más de alto riesgo de muerte. Esto es preocupante, ya que los pacientes con insuficiencia cardíaca a menudo se les dice que limiten su consumo de sodio.

Sin embargo, los resultados fueron fuertemente influenciados por un solo estudio, por lo que se necesita más investigación.

Conclusión: Existe cierta evidencia que muestra que las personas con insuficiencia cardíaca pueden tener un mayor riesgo de morir siguiendo una dieta baja en sodio. Sin embargo, esto debe ser confirmado por otros estudios.

  1. Una dieta baja en sodio puede elevar el colesterol LDL y los triglicéridos

Muchos factores pueden aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, incluyendo elevar los niveles del  colesterol LDL y los triglicéridos.

Algunos estudios han encontrado que las dietas bajas en sodio pueden incrementar tanto el colesterol LDL y como los niveles de triglicéridos.

En 2003 un estudio hecho en  personas sanas, las dietas bajas en sodio causaron un aumento del 4,6% en el colesterol LDL y un aumento del 5,9% en los triglicéridos.

Una revisión del estudio más reciente demostró un incremento del 2,5% en el colesterol y un aumento del 7% en los triglicéridos.

Lo que es más, estos estudios encontraron que la restricción de sal sólo causó un promedio bajo en la presión arterial, con un efecto ligeramente más fuerte en las personas con presión arterial alta.

Conclusión: Los estudios han encontrado que la limitación de sal en la dieta puede elevar el colesterol LDL y los triglicéridos, que son factores de riesgo comunes de las enfermedades del corazón.

  1. Mayor riesgo de muerte para los diabéticos

Los diabéticos tienen un mayor riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrovasculares.

Por lo tanto, muchas directrices para diabéticos recomiendan limitar la ingesta de sal.

Sin embargo, algunos estudios han encontrado una asociación entre el consumo bajo de sodio y un mayor riesgo de muerte en la diabetes tipo 1 y tipo 2.

Sin embargo, se trataba de estudios observacionales, y sus resultados deben ser interpretados con cautela.

Conclusión: Los pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2 pueden tener un mayor riesgo de muerte con  una dieta baja en sodio. Sin embargo, estos estudios necesitan ser reforzados.

  1. Mayor riesgo de hiponatremia (niveles bajos de sodio en la sangre)

Hiponatremia es una condición que se caracteriza por  tener niveles bajos de sodio en la sangre.

Sus síntomas son similares a los causados por la deshidratación y, en casos graves, el cerebro puede hincharse y provocar dolores de cabeza, convulsiones, coma e incluso la muerte.

Algunas poblaciones, como los ancianos, tienen un mayor riesgo de hiponatremia.

Eso es porque los ancianos son más propensos a tener una enfermedad o tomar medicamentos que pueden reducir los niveles de sodio en la sangre.

Los atletas, especialmente los que participan en eventos de resistencia de larga distancia, también corren un alto riesgo de desarrollar hiponatremia asociada con el ejercicio-asociado con la hiponatremia.

En su caso, por lo general es causada por beber demasiada agua y no reemplazar el sodio que se pierde a través del sudor.

Conclusión: Una condición llamada hiponatremia, o los niveles bajos de sodio en sangre, pueden afectar a ciertas personas como los ancianos y algunos atletas. Ingerir menos sal aumenta el riesgo de esta condición.

¿Cuánto sodio debe consumir?

Los estudios sugieren que existe una curva en forma de J cuando se trata de los efectos de sodio.

El exceso puede ser perjudicial, pero demasiado poco, también puede tener consecuencias graves.

El menor riesgo de problemas de salud y la muerte parece ser un punto intermedio.

Se ha sugerido como óptimo una ingesta de 3000-5000 miligramos por día , que es similar al promedio que la persona ya ingiere, o 3371 mg al día.

Esto equivale a 7.5-12.5 gramos de la sal marina por día, lo que equivale a 1,5-2,5 cucharaditas por día (la sal es sólo el 40% de sodio, por lo que se multiplica el sodio por 2,5 para encontrar la cantidad de sal adecuada).

Sin embargo, algunas personas pueden beneficiarse de la ingesta restringida de sodio(Restrigir la sal), como los que tienen la presión arterial alta sensible a la sal.

Si usted está bajo control  médico y  requiere una dieta baja en sodio, o si su médico le ha aconsejado que limite su ingesta, entonces continúe haciéndolo.

Pero si usted es una persona sana tratando de mantenerse saludable, entonces no hay evidencia clara de que seguir una dieta baja en sodio va a mejorar su salud.

La mayor parte del exceso de sodio que la gente ingiere viene de productos procesados    o envasados – cosa que, de todos modos, usted no debe comer mucho.

Añadir un poco de sal marina a sus alimentos sanos ,para mejorar el sabor es seguro y saludable, y puede hacer que su dieta sea mucho más placentera.

Fuentes

Mercola