Los antihistamínicos son más peligrosos

para la conducción que el alcohol

Según dijeron los investigadores de la Universidad de Iowa USA, los antihistamínicos, un medicamento tan fácil de obtener en farmacias para constipados y alergias, puede causar mayores daños en la conducción que el estar bajo los efectos del alcohol.

Los investigadores estudiaron la reacción de un grupo de personas alérgicas al polen y que fueron suministrados diphenhydramina (Benadryl), fexofenadina (Allegra),  alcohol y placebo. Se comprobó que la reacción de los sujetos, controlada a partir de un simulador de la conducción en la universidad de Iowa, eran menos eficaces tras la toma de diphenhydramina, y menos eficiente aún que después de encontrarse en estado de embriaguez.

Dr. Weiler añadió que los participantes tampoco fueron capaces de percibir su propia ineficacia a la hora de conducir basándose en su estado de somnolencia. La investigación estudió a 40 conductores licenciados, de entre 25 y 44 años, alérgicos al polen y quienes habían ingerido antihistaminas como tratamiento.

Los investigadores comprobaron la capacidad de los participantes para ir detrás de un coche que cambiaba de velocidad a menudo y sin lógica alguna. Los sujetos bajo los efectos del alcohol superaron bien esta prueba, pero se acercaron demasiado al coche y presentaron un menor control de la dirección.

Weiler sabía que estudios anteriores ya sabían demostrado que los conductores embriagados podían realizar correctamente según que pruebas,  aunque costa de otras pruebas vitales de la conducción.

FUENTES: «Estudio de la Universidad de Iowa: El principal grupo de antihistaminas tiene un mayor impacto en conductores que el alcohol,» Universidad de Medicina de Iowa, 7 de marzo, 2000.   www.quiropractica1.com