Hipertensión solucion natural

La hipertensión arterial es una condición Médica caracterizada por un incremento de las cifras de presión arterial por encima de 140/90 mmHg y es una de las problematicas mas importantes al nivel de Salud de muchos paises.

Ya que el 40% del planeta consume pastillas para bajar la presión. Para  diagnosticar una hipertensión arterial, se tienen que hacer 3 lecturas de las tensionales. Se dice de aquellos individuos con una tensión arterial entre 130/80 y 139/89 que tienen un riesgo duplicado de desarrollar hipertensión arterial que los individuos con valores menores.

La hipertensión arterial, de manera silenciosa, produce cambios de las paredes vasculares provocando un aumento de la presión, producen lesiones orgánicas específicas y pueden ser letales si no se tratan a tiempo.

En la mayoria de los casos la causa no es conocida por lo cual se le ha denominado «hipertensión arterial esencial«, con una fuerte influencia hereditaria. ¿Pero es la hipertensión realmente una enfermedad o más bien un Síntoma?

Presión Arterial elevada

La revista científica Journal of Human Hypertension publicó en 2007 un estudio clínico realizado con pacientes hipertensos a quienes se les redujo su presión arterial de manera importante, con el uso de un tratamiento quiropráctico, sin utilizar medicamento.

Este estudio proviene del Centro de Hipertensión de Rush University en Chicago en donde encontraron que el ajuste quiropráctico de la primera vértebra cervical, el atlas, para corregir su mala posición y función deficiente. Y puede reducir de manera significativa la presión arterial en pacientes con hipertensión de fase Uno.

El director del Centro de Hipertensión y principal investigador, el profesor George Bakris, declaró durante una entrevista que la técnica quiropráctica estudiada «tiene el efecto de, no uno sino, dos medicamentos hipotensores administrados conjuntamente. Y parece no tener efectos adversos. No vimos ningún efecto secundario ni problema alguno».

«Cuando el técnico me trajo los datos, de verdad no lo creía. Era demasiado bueno para ser verdad,» continua Bakris, pero verifiqué la información varias veces hasta que me convencí.»

En el estudio participaron 50 pacientes con hipertensión leve. Se repartieron en dos grupos: 25 para el grupo control y 25 para el grupo de tratamiento. Ninguno de los participantes estaba tomando medicación para bajar la presión.

A los del grupo experimental se les trató con una técnica quiropráctica que se basa en alinear la posición del atlas (la primera vértebra cervical). A los del grupo control se les aplicó un tratamiento falso indistinguible del auténtico. Los pacientes no sabían a qué grupo pertenecían.

Fueron tratados una vez por semana durante 8 semanas. Al final del estudio se demostró que en el grupo de tratamiento hubo una reducción media, en comparación con el grupo de control, de 14 mm Hg. en la tensión sistólica (la primera cifra) y de 8 mm Hg en la diastólica (la segunda cifra).

Todos los pacientes que participaron en este estudio fueron examinados previamente para ver si tenían subluxación del atlas. Los que no tenían, fueron excluídos.

Este estudio demuestra, NO que el tratamiento quiropráctico puede curar hipertensión, sino que la subluxación del atlas puede causar hipertensión, y con la corrección de esa subluxación, se normaliza la tensión. Por supuesto hay otras causas de hipertensión, y no se van a eliminar con el mismo tratamiento.

Como con cualquier problema, se debe encontrar la causa del síntoma y corregirla, no simplemente eliminar o enmascarar el síntoma. Si la causa es una subluxación, el tratamiento deberá ser dirigido a corregir esa subluxación. Revista Mundo Natural

Deporte y Corazón

Mantenerse dentro de su ritmo cardíaco objetivo le ayuda a obtener el máximo provecho de sus entrenamientos. Si usted está de alguna manera involucrado en un circuito de ejercicio, oirá mucho acerca del la frecuencia cardíaca objetiva – su logro, su medición y su mantenimiento.

El ritmo de la frecuencia cardíaca objetiva es la meta que usted debe tratar de alcanzar al hacer cualquier tipo de ejercicio aeróbico con el fin de obtener el mayor beneficio. Se mide como una amplitud y, dependiendo de su nivel actual de ejercicio o fitness, es posible que desee comenzar en el extremo inferior de la gama e ir trabajando a su ritmo.

También se utiliza como una guía, basada en la edad. Como con cualquier tipo de programa de ejercicio, es necesario tener en cuenta que el ritmo cardíaco objetivo es sólo una guía. Debido a que cada persona es diferente, es necesario prestar mucha atención a cómo se siente, su respiración, y al latido de su corazón para evitar el agotamiento o forzarse a si mismo. Además, usted no debe usar el ritmo cardíaco objetivo si está tomando ciertos medicamentos (por ejemplo, los bloqueadores beta) o si tiene una enfermedad del corazón u otra enfermedad que pueda afectar a su corazón, sin antes consultar con un profesional de la salud.

Aquí hay una fórmula sencilla para ayudarle a determinar su ritmo cardíaco objetivo: Reste su edad actual de 220. El resto es su ritmo cardíaco máximo en latidos por minuto. (Esta pauta general se utiliza para una persona con una amplitud cardíaca en reposo de 70-85 latidos por minuto.) Determine el 70% y 80% del nivel de su frecuencia cardíaca máxima para obtener su rango óptimo de ritmo cardíaco objetivo.

Para ello, se multiplica el número de su frecuencia cardíaca máxima en un 0,7 y un 0,8. Los números que se obtienen son de su ritmo cardíaco objetivo – el 70% es el número de gama baja y el 80% es el número de gama alta. Aprenda a tomarse el pulso. Los mejores lugares se encuentran en la arteria carótida en el cuello (a medio camino entre la barbilla y los hombros) o la arteria radial en la muñeca. Use su dedo índice y medio para sentir el pulso en cualquiera de estas áreas.

Al tomar el pulso durante el entrenamiento, cuente el número de latidos de su corazón durante 10 segundos y luego multiplique el número por seis para asegurarse de que están en su rango de ritmo cardíaco objetivo. Trate de mantenerse dentro de su rango de ritmo cardíaco objetivo durante su entrenamiento.

Tómese el pulso a intervalos regulares para asegurarse de que se va a quedar dentro del rango de ritmo cardíaco objetivo. Si su ritmo cardíaco es demasiado rápido, redúzcalo un poco. Si es demasiado lento, debe acelerar o aumentar la intensidad de su entrenamiento.

Sal ¿Amigo o Enemigo?

Durante muchos años los expertos médicos y nutricionistas por igual nos han dicho que es crucial para nuestra salud reducir el consumo de sodio tanto como sea posible. Los datos estadísticos parecen indicar que una alta ingesta de sal en la dieta (que consiste principalmente en cloruro de sodio) puede poner a las personas en riesgo de complicaciones cardiovasculares.

En consecuencia, la sal ha sido vilipendiada hasta tal punto en los medios de comunicación que la gente se esfuerza para sacarla de su dieta por completo. Sin embargo, ¿acabar con la sal del menú realmente es una buena elección? Según un estudio reciente publicado en la revista “Journal of the American Medical Association”, no exactamente.

LEER OTRO Articulo Para entender ambas vertientes de por qué la sal es saludable y de por qué tiene el potencial de ser peligrosa, vamos a ver lo que puede hacer por nosotros.

La principal función biológica del sodio es la de regular el volumen sanguíneo y la presión arterial mediante el mantenimiento de niveles adecuados de líquidos corporales. Cuando los riñones detectan los niveles de sodio demasiado pequeños en el cuerpo disminuyen la excreción de sodio.

Pero cuando hay exceso de sodio, una hormona antidiurética se activa y hace que el cuerpo retenga agua. Los riñones tratan entonces de liberar gradualmente el exceso de sodio y agua por la orina, con lo que el líquido del cuerpo y los niveles de sodio vuelven a los rangos normales. El agua y las sales también se pierden por la transpiración excesiva, asociada a climas cálidos y el esfuerzo físico.

Esto puede producir graves descompensaciones de los mecanismos internos de regulación del cuerpo y se recomienda una adecuada rehidratación tan pronto como sea posible. En condiciones normales, sin embargo, la regulación de sodio queda casi en su totalidad para los riñones.

Los expertos médicos por lo general nos advierten de que si por alguna razón, los riñones son incapaces de excretar el exceso de sodio, el volumen creciente de la sangre va a ejercer más presión sobre los vasos sanguíneos y hacer que el corazón trabaje más duro.

Pero ahora los científicos dicen que muy poco sodio es igual de malo. Por un lado, la deficiencia de sodio puede causar una variedad de problemas, que incluye dolores de cabeza, náuseas, fatiga y calambres musculares. Por otro lado, los alimentos disponibles en el mercado contienen grandes cantidades de sal oculta lo que hace difícil para las personas con una dieta tradicional controlar su ingesta de sodio.

La investigación de los profesores Martin J. O’Donnell y Salim Yusuf, de la “McMaster University” en Ontario, Canadá revela ahora que si tenemos niveles muy bajos de sodio en la orina, estamos en riesgo de muerte cardiovascular e insuficiencia cardíaca congestiva. El estudio evaluó a 28.880 personas, con un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular, en un período de 7 años.

Los científicos explicaron que “aclarar la dosis óptima diaria de sodio es particularmente importante en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida, donde ha sido inadecuadamente estudiada”. Sin embargo, no hay consenso científico hasta el momento en relación con la ingesta de sal óptima, ya que los niveles de sodio corporal también dependen de la cantidad de uno suda. “Como regla general, si la gente está añadiendo sal a su dieta están consumiendo demasiado y están en el extremo más alto de nuestro espectro.

La primera cosa que la gente tiene que hacer es dejar de agregar la sal”, dijo O’Donnell. Afortunadamente, ciertos alimentos son naturalmente ricos en sodio y pueden ayudar a equilibrar una dieta sin sal añadida. Las algas, las verduras de hoja verde y las hortalizas tuberosas son fuentes naturales de sodio, así como de otras sales esenciales, tales como magnesio y potasio.

Fuentes de este artículo el autor: Raw Michelle es una blogger de la salud natural y una investigadora, compartir sus pasiones con otros utilizando Internet como su medio.

Discute temas de una manera directa con la esperanza de ayudar a las personas de todos los ámbitos de la vida a alcanzar una salud óptima y un bienestar. Ha escrito y publicado cientos de artículos sobre temas tales como la dieta de alimentos crudos y la vida verde en general. En 2010, Michelle creó RawFoodHealthWatch.com, para compartir con la gente de su acercamiento a la dieta de alimentos crudos y la desintoxicación.

Fuente Dr mercola