Saltear al contenido principal
El Ibuprofeno

¿Toma analgésicos a menudo? Aquí le contamos como evitar una sobredosis

 

Cuando usted escucha la palabra «sobredosis», probablemente le vienen a la mente imágenes de drogas duras o medicamentos agresivos. Y lo más probable es, que ni siquiera haya pensado en una sobredosis de ibuprofeno, pero resulta que no sólo se puede tomar demasiado de este “relativamente” suave calmante para el dolor, sino que puede poner su salud en peligro.

El  ibuprofeno es el medicamento sin receta más consumido que existe, el ibuprofeno es utilizado por millones de personas cada día como remedio para su dolor de cabeza, para reducir los síntomas de la fiebre, para enfermedades crónicas de huesos y articulaciones, dolores musculares,  para calambres de síndrome pre-menstrual y así sucesivamente.

El ibuprofeno es el ingrediente activo presente en muchos de los analgésicos más populares disponibles en el mercado hoy en día, incluyendo Advil, Motrin, Nuprin y rufen. En 2013, Advil que contiene ibuprofeno, alcanzó el volumen de ventas de aproximadamente $ 490,9 millones sólo en los EE.UU.!

 

El ibuprofeno es un tipo de fármaco anti-inflamatorio no esteroideo (AINE); en otras palabras, que ayuda a reducir el dolor y la hinchazón en todo el cuerpo ya que es capaz de reducir las hormonas que causan la inflamación. Todos los analgésicos también interfieren con las funciones normales del sistema nervioso, el intercambio de las formas en que los nervios se comunican sentimientos de «dolor» cuando se producen en ciertos puntos en el cuerpo. Tomar ibuprofeno puede ser útil cuando usted está lesionado, enfermo o recuperándose de una intervención quirúrgica, pero por desgracia también es usado en exceso por muchas personas, que podría dar lugar a múltiples efectos secundarios e incluso envenenamiento.

En algunos casos, hay quien podría experimentar una sobredosis de ibuprofeno si se toma más de la cantidad recomendada, pero en otros casos, el problema no es la dosis  – sino que normalmente la persona tenga una condición física que le impida la absorción de los ingredientes activos del medicamento.

¿Cómo puede ocurrir una sobredosis?

Cuando se trata de tomar cualquier medicamento – ya sea con o sin receta – siempre se quiere tomar la menor cantidad posible para que le ayude a aliviar sus síntomas. En otras palabras, más no es mejor, y para empezar, tomar altas dosis puede causarle efectos secundarios que son peores que el dolor y la hinchazón que estaba experimentando!

 

En el caso del ibuprofeno, las sobredosis ocurren cuando alguien ya ha tomado demasiado en un momento dado o el organismo no metaboliza y elimina el medicamento correctamente. El ibuprofeno trabaja bloqueando en el cuerpo las prostaglandinas que a veces son llamadas «hormonas locales», ya que tienen efecto sólo en ciertas partes del cuerpo.

Una de sus tareas es causar inflamación en un intento de sanar de enfermedades o lesiones. Cuando es necesario, la inflamación puede ser una buena cosa para ayudarnos a conseguir estar mejor, pero tomar este medicamento en exceso durante un largo período de tiempo puede hacer daño, causar enfermedades y dolor.

 

El ibuprofeno y otros AINE inhiben la síntesis de las prostaglandinas mediante el bloqueo de una enzima llamada ciclooxigenasa. Esto estaría bien si sólo detuviera el dolor y la hinchazón, pero también puede ser un problema, ya que también detiene las funciones normales de la sangre, el corazón y los intestinos. Algunas personas experimentan irritación de la mucosa intestinal, ven reducido la coagulación en la sangre, tienen cambios en la presión arterial e irritación en el estómago. Todo esto causado por el ibuprofeno!

Para comenzar uno de los mayores problemas con tomar dosis muy altas de ibuprofeno es que es capaz de dañar las partes de su sistema digestivo, especialmente el estómago o los intestinos. Otro factor de riesgo aterrador es que aumenta las probabilidades de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral, incluso en personas que no están en alto riesgo. Esto es especialmente cierto si usted tiene otros problemas de salud, cuando usted toma dosis muy altas y cuando se utiliza este medicamento a largo plazo para controlar los síntomas.

Los síntomas de sobredosis incluyen:

  • Aumento del riesgo de sufrir ataques de corazón y derrame cerebral (el cual puede ser fatal)
  • Aumento del riesgo de sufrir convulsiones o coma en el caso de toxicidad grave
  • Sangrado intestinal, especialment en ancianos
  • Peligro de niveles bajos de presión arterial (llamada hipotensión)
  • Zumbido en los oídos
  • Visión borrosa
  • Dolores de cabeza
  • Confusión y mareos
  • Somnolencia
  • Problemas digestivos y gastrointestinales, como diarrea, náuseas, vómitos, ardor de estómago y dolor de estómago
  • Dificultad para orinar
  • Dificultad para respirar, respiración superficial y sibilancias
  • Erupciones en la piel

 

Dosis correctas de Ibuprofeno

El ibuprofeno se considera seguro para la mayoría de los adultos y niños que tienen más de 6 meses de edad, aunque las excepciones se aplican en función de la salud de cada individuo. Hay un montón de diferentes condiciones que pueden interferir con la forma en que el cuerpo absorbe y utiliza el ibuprofeno – por ejemplo, tener enfermedades del corazón, trastornos estomacales o intestinales, o problemas con la adecuada coagulación de la sangre.

Para la mayoría de adultos saludables, tomando un máximo de 800 miligramos de ibuprofeno cuatro veces al día se considera el límite seguro y es poco probable que cause una sobredosis o complicaciones graves. Eso no quiere decir que esta dosis no causará ningún daño en absoluto o añadirá tensión a órganos como el hígado o a los riñones, aunque con esta dosis no es probable que usted termine en el hospital con síntomas de intoxicación. Pero esta dosis se considera  relativamente alta y no debe ser la norma. Aunque esta es la cantidad máxima que debe tomar cuando los síntomas son muy molestos.

Para el dolor leve a moderado causada por enfermedades o lesiones comunes, se recomienda por lo general una dosis de alrededor de 200 a 400 miligramos por vía oral una vez cada cuatro a seis horas para los adultos. Para el dolor severo, su médico podría indicarle que tome dosis más altas, tales como 400-800 miligramos cada varias horas. Por lo general, lo mejor es esperar alrededor de cuatro a seis horas entre toma y toma de ibuprofeno, que es el tiempo suficiente para dejar que su cuerpo expulse una cierta cantidad para que no experimente una sobredosis. Si alguna vez no está seguro, mejor tome una dosis más baja y luego vea cómo se siente antes de tomar más.

Cuando se trata de dar ibuprofeno a los niños menores de 2 años, es una buena idea preguntar a su pediatra, incluyendo los analgésicos que se venden sin receta. Las dosis para niños se basan en su peso y altura, así que lea cuidadosamente las instrucciones y no asuma que es seguro dar más dosis de la recomendada.

Si usted está embarazada, tenga en cuenta que tomar analgésicos, incluyendo el ibuprofeno, durante los últimos tres meses del embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, por lo que debe seguir los consejos de su médico en cuanto a cómo se debe manejar la hinchazón y el dolor antes de tomar cualquier fármaco. Si está en etapa de lactancia, siempre es mejor evitar el exceso de medicamentos sin receta tanto como sea posible, ya que todavía no se sabe totalmente si el ibuprofeno pasa a la leche materna.

 

Para reducir el riesgo de los efectos secundarios y la sobredosis del ibuprofeno, siempre tome ibuprofeno y otros medicamentos, a ser posible con las comidas. No mezcle analgésicos con otros medicamentos (especialmente los anticoagulantes, medicamentos para la presión arterial o esteroides) o el alcohol, ya que pueden cambiar su forma de trabajar y en algunos casos pueden causar toxicidad. El consumo de alcohol con analgésicos, por ejemplo, en algunas personas puede causar sangrado estomacal, y mezclar el ibuprofeno con la aspirina puede ser arriesgado cuando se trata de cómo funcionan el corazón y los vasos sanguíneos. Si usted va a tomar múltiples medicamentos con o sin receta, tome el ibuprofeno por lo menos ocho horas antes o 30 minutos después de otros medicamentos como la aspirina, ketoprofeno o naproxeno.

Interacciones y advertencia sobre el Ibuprofeno

Los ancianos y cualquier persona que tenga problemas para absorber nutrientes o medicamentos; antecedentes de problemas de circulación, presión arterial o del corazón y alergias a los medicamentos; son más propensos a experimentar una sobredosis de ibuprofeno. Una reacción alérgica al ibuprofeno no es lo mismo que una sobredosis, pero también puede ser grave, por lo que tenga mucho cuidado si tiene síntomas como estornudos, secreción o congestión nasal, sibilancias o dificultad para respirar, urticaria en la piel, o hinchazón de la cara, los labios , lengua o garganta.

Debido a la forma en que se absorbe en el cuerpo, el ibuprofeno podría no ser seguro para las personas con los siguientes problemas de salud, así que pregunte a su médico antes de usarlo para estar seguro:

  • Enfermedades del corazón
  • Presión alta
  • Colesterol alto
  • Trastornos intestinales que afectan a la absorción de nutrientes y de fármacos
  • Diabetes (especialmente si es fumador)
  • Antecedentes de ataques al corazón, derrame cerebral y coágulos de sangre
  • Úlceras de estómago
  • Asma
  • Enfermedades del hígado
  • Enfermedades de los riñones
  • Retención de líquidos
  • Enfermedades autoinmunes y del tejido conectivo, como el síndrome de Marfan, síndrome de Sjogren o lupus
  • Cualquiera en recuperación de operación de bypass en el corazón (cirugía de revascularización coronaria)
  • Si usted tiene alergia a cualquier medicamento que se venda si receta (como la aspirina)
  • Si usted ha tenido recientemente una reacción alérgica a un medicamento o un ataque de asma

 

¿Qué hacer si sufre una sobredosis de Ibuprofeno?

Si usted sospecha que está sufriendo una sobredosis porque experimenta síntomas como los mencionados anteriormente, en primer lugar, llame al centro médico de urgencias de intoxicación de su localidad. En segundo lugar, es una buena idea ir al servicio de urgencias del hospital más próximo para  que un médico pueda verificar y controlar sus signos y síntomas vitales.

Probablemente, a usted le tomen la presión, la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y le hagan análisis de sangre, y es posible que le administren laxantes o carbón activo para ayudar a bajar el nivel de ibuprofeno en su cuerpo rápidamente. Los laxantes pueden ayudar a su estómago e intestinos vacíos más rápidamente, mientras que el carbón activo se une a los medicamentos y metales pesados en el torrente sanguíneo y les empuja a través de la orina. Ambos son más eficaces cuando se toman de inmediato después de una sobredosis, preferiblemente dentro de la primera hora después de ingerir el medicamento.

 

En el hospital, el médico se asegurará de que usted esté estable, se asegurará de que sus vías respiratorias, su capacidad de respirar sea correcta y comprobará que la circulación no ha cambiado drásticamente. En algunos casos, el bicarbonato de sodio podría ser utilizado para contrarrestar los efectos de ibuprofeno. Mientras que una visita a la sala de urgencias del hospital probablemente le dará una buena recuperación y no experimentará ningún daño permanente si su caso de toxicidad no es grave. En primer lugar, evitar una sobredosis de ibuprofeno sigue siendo la mejor manera de asegurarse de que no tendrá efectos secundarios a largo plazo.

Alternativas naturales para usar en lugar del Ibuprofeno

Si usted sufre a menudo con dolor crónico, dolores de cabeza, síndrome pre-menstrual o de otros síntomas que le hacen depender del ibuprofeno (por otros medicamentos como la aspirina) para el alivio, le alegrará saber que hay un montón de alimentos naturales antiinflamatorios,  hierbas y suplementos que pueden ayudar a prevenir y tratar los síntomas. En primer lugar, su dieta juega un papel clave en el nivel de la inflamación dentro de su cuerpo, por lo que una dieta de curación – de un alto contenido de alimentos ricos en antioxidantes y baja en alimentos envasados – es el primer paso en la reducción de los síntomas.

Aparte de reequilibrar su dieta, su dolor en realidad podría reducirse en gran medida al hacer algunos ajustes simples para su postura, rutina de ejercicios, horario de sueño y estilo de vida. Por ejemplo, dormir lo suficiente puede ayudar con los dolores de cabeza y dolores en el cuerpo; poner hielo en las articulaciones o los músculos pueden prevenir la hinchazón; el ejercicio es ideal para reducir los problemas digestivos y los dolores en las articulaciones; y prestar atención a su postura sentado y de pie, puede hacer maravillas en la parte baja de su espalda, el cuello o en los tendones isquiotibiales.

 

Además de estas recomendaciones, aquí hay varios suplementos y súper alimentos que pueden ayudar a reducir, naturalmente, la inflamación, la hinchazón y el dolor:

 

  • La Cúrcuma y el Jengibre: La cúrcuma es una de las raíces más poderosas del mundo y contiene el ingrediente activo llamado curcúmina que actúa similar a docenas de diferentes medicamentos. Es útil para regular el colesterol, los síntomas de la artritis, la coagulación de la sangre, depresión, cáncer, trastornos digestivos como colitis, diabetes y dolores crónicos. El jengibre también se utiliza en todo el mundo para combatir la inflamación asociada con la artritis y colitis ulcerosa.
  • La Bromelina: Una enzima derivada de la piña, la bromelina ayuda a combatir las reacciones alérgicas, la indigestión, músculos inflamados y el tejido conectivo, el asma, la artritis e infecciones de los senos paranasales.
  • El Magnesio: Un electrolito esencial que ayuda con las señales nerviosas y el equilibrio de líquidos, que es ideal para aliviar dolores de cabeza por tensión, espasmos musculares y la indigestión
  • Aceites esenciales: Hay numerosos aceites esenciales que pueden ayudar a aliviar los músculos o las articulaciones , luchar contra los resfriados y las infecciones, reducir el dolor de cabeza, y acelerar la cicatrización de heridas. Si bien, en primer lugar, sus usos dependen de lo que causa el dolor, algunos aceites esenciales antiinflamatorios populares incluyen menta, lavanda, eucalipto y árbol de té.
  • Baños de sales de Epsom: Si usted es propenso a tener dolores musculares o articulares, los baños de sales ayudan a aliviar los espasmos musculares y relajar áreas dolorosas causadas por la inflamación. Las sales son absorbidas directamente a través de la piel, penetrando en zonas que podrían estar hinchadas o punzantes.
  • SMS: Esta molécula es lo que ayuda a las articulaciones a seguir estando fuertes y sin dolor, ya que proporciona azufre al cartílago. Se encuentra en forma de suplemento en los productos etiquetados «metilsultonilmetano.»
  • Ajustes Quiropracticos, al estimular el sistema nervioso

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba