Saltear al contenido principal
Tirón de espalda

Mito  1: Un tirón en la espalda

En el curso de mi trabajo, he enseñado a cientos de miles de personas sobre mi enfoque del tratamiento de dolor de espalda. Cuando les pregunto qué le pasa, casi siempre dicen algo como: «Yo estaba haciendo «X» cuando mi espalda me dió un ‘tirón’.»

Por lo general, alguna actividad física precede al dolor de espalda, como recoger un objeto pesado, estornudos, agacharse o levantarse de la cama. El razonamiento es: «Bueno, ya que no tenía dolor antes de la actividad, la actividad debe haber sido la causa del dolor.» Como se verá en los próximos capítulos, la realidad es un poco más complicada. En muchos casos, una actividad física puede desencadenar un episodio de dolor, pero en sí misma, no es la causa subyacente.

[pullquote align=center] Considere este ejemplo: Digamos que usted llena una habitación con gas natural y luego enciene una cerilla dentro de ésta. Se podría decir que la cerilla causó la explosión, pero sería más exacto decir la cerilla «activó» o inició la explosión. En primer lugar la mejor pregunta es centrarse en «¿De dónde provienen todo ese gas?» [/pullquote]

Este caso es muy similar a lo que sucede con el dolor de espalda. Una actividad física puede desencadenar un episodio de dolor, pero no es esto el «combustible» que lo alimenta. Si usted no se deshace del problema subyacente, entonces cualquier número de cosas pueden «activar» el dolor.

Marc Bony,DC

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba