Saltear al contenido principal
El aceite de Coco mejor que el aceite de Oliva

El aceite de Coco mejor que el aceite de Oliva

Todos hemos olfateado su aroma dulce, singular y tropical en las playas de Hawai y en muchos otros destinos exóticos por todo el mundo – y muchos entre nosotros hemos aplicado aceite de coco por nuestros cuerpos para conseguir un bronceado rápido y profundo – pero te impresionará la increíble multitud de beneficios que aportan el aceite de coco y sus propiedades a nuestra salud.   ¿Qué es el aceite de coco y que contiene?   Antes de nada, deberíamos poner fin al mito sobre las grasas saturadas y el peligro que nos suponen los ácidos grasos presentes en el aceite de coco. En realidad, las grasas saturadas y los ácidos grasos que contiene el coco, y por extensión todos sus derivados – especialmente el aceite de coco – son imprescindibles para la salud y desarrollo de nuestro cuerpo. Contrariamente a lo que se suele creer y apoyado por los resultados de investigaciones masivas realizadas al nivel mundial entre centenares de miles de personas, el aceite de coco te puede ayudar a perder kilos – no ponerlos.   Ácidos grasos y grasas saturadas   ¿Y que son estos ácidos grasos? Para usar el término técnico, son triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en inglés). Básicamente, nuestro cuerpo procesa estos ácidos de manera diferente a otros ácidos, de forma que son transportados intactos y directamente al hígado. Una vez allí se descomponen y se generan lo que se llama cuerpos cetónicos que se usan para incrementar el gasto energético, quemar calorías y suprimir el apetito – entonces podrías perder unos kilos sin la necesidad de hacer un gran esfuerzo. Además de los beneficios asociados con el peso, los cuerpos cetónicos presentes en el aceite de coco nos aportan otras ventajas semejantes, entre las cuales están la disminución de crisisconvulsivas epilépticas y las propiedades terapéuticas que ahora se aplican cada vez con más frecuencia en el tratamiento de trastornos cerebrales tal como Alzheimer. Algunasinvestigaciones muy recientes señalan que en realidad el aceite de coco puede ofrecer mejores resultados que determinados fármacos entre pacientes que padecen esta enfermedad. Para ampliar la lista de ventajas, el aceite de coco también contiene otros ciertos ácidos grasos esenciales. El ácido laúrico ayuda de varias maneras, por ejemplo; mata las bacterias y previene de infecciones (particularmente entre la población infantil ya que el ácido laúrico se encuentra en la leche materna), al igual como la monolaurina, creado por el ácido laúrino. De hecho, estudios profundos han demostrado que las poblaciones de mayores consumidores de coco y aceite de coco en el mundo (en el pacífico sur) gozan de una salud excelente y son los menos susceptibles a enfermedades coronarias.

Top 5 beneficios asociados con el aceite de coco.

 

  1. Mantiene sano al cerebro. Siguiendo con lo que acabamos de ver en este post, las grasas saturadas y los ácidos grasos (MCTs) presentes en el aceite de coco son convertidos en cuerpos cetónicos, los cuales actúan de forma inmediata y proporcionan efectos terapéuticos que se aplican en el tratamiento de personas de todas las edades. Las llamadas dietas “cetónicas” se hacen cada vez más populares debido a que estos cuerpos, al parecer, disminuyen el riesgo de ataques epilépticos, especialmente en niños. Al otro lado de la escala de edad, investigaciones recientes señalan que los cuerpos cetónicos generados del aceite de coco sirven para suministrar energía al cerebro, lo cual es vital para personas que padecen Alzheimer en la medida que alivian los síntomas y reemplazan las células que han dejado de funcionar. Podrías tomar 1 cuchara de aceite de coco diariamente para mejorar la salud cerebral.
  2. Aleja a las infecciones y virus. Sin importar si se mezcla con aceites esenciales para crear un repelente de insectos, si se aplica en aromaterapia, incluso para matar Cándida e infecciones por hongos, las propiedades curativas y antibacterianas con las que cuenta el aceite de coco vienen del ácido laúrico (grasa saturada) que, una vez descompuesto, desprende monolaúrina. Todos estos ácidos grasos eliminan las bacterias y se usan hoy en día para tratar varios síntomas comunes, como son; la gripe, fiebre, bronquitis y tiña. En resumen, al tomar 1 cuchara al día podrías prevenir infecciones.
  3. Protección de la Madre Naturaleza para la piel y los muslos. La multitud de aplicaciones aquí es asombrosa. El aceite de coco puede ayudar a mantener hidratado tanto a nuestro cabello como a nuestra piel, sirve de crema solar y de “after sun”, se usa en un proceso de desintoxicación que se llama “oil pulling” para mejorar la salud dental, crema para heridas y hongos, loción corporal, se mezcla son sales para un baño estimulante e incluso como un agente contra las arrugas. La lista sigue y me inclino por decir que pronto se descubrirán más usos. Otra vez el ácido laúrico tiene un papel esencial.

Al aplicar el aceite de coco a la piel, sus propiedades antimicrobianas ayudan a prevenir que las heridas abiertas se vuelvan a infectar. Si consumes aceite de coco, la monolaúrina generada cuenta con las mismas propiedades, por lo cual ayuda a mantener a nuestra piel más firme mientras que los ácidos grasos refuerzan el sistema inmune de nuestro cuerpo.

  1. Comer menos y quemas aún más calorías. Mézclalo con semillas de chía, añadir una cuchara a tu café o dos a un batido, incluso en una fondue de chocolate (¡a los peques les encantará!). No importa la manera que eliges para incorporarlo, como decía antes, los cuerpos cetónicos presentes en el aceite de coco pueden reducir bastante el apetito.

Si además tienes en cuenta que los MCT (ácidos grasos) empiezan a trabajar nada más llegar al hígado y que aumentan la energía, el rendimiento de los tiroides y ayudan en eliminar el exceso de grasa corporal, no es de extrañar que un número cada vez mayor de atletas y deportistas recurren a tomar agua y aceite de coco en vez de otras bebidas energéticas. Es más, los estudios han revelado que simplemente al incorporar el aceite de coco a una dieta, se puede reducir la cintura e incluso la barriga.

  1. Disminuye el riesgo de enfermedades coronarias. Las investigaciones acerca de los efectos de las grasas saturadas en el cuerpo han tomado impulso desde los años 50 del pasado siglo, especialmente en los E.E.U.U. donde el número de víctimas por enfermedades coronarias iba en aumento. El hecho es que las grasas saturadas que se encuentran en el aceite de coco no bloquean a las arterias. La tarea que realizan en realidad es la de incrementar el nivel delipoproteínas de alta densidad (HDL en inglés) que se conoce como el colesterol “bueno” mientras que reducen el nivel de colesterol LDL el “malo”. El resultado es que las grasas saturadas y los ácidos grasos en el aceite de coco reducen los triglicéridos (¡buenas noticias para mí, ya que los míos se han disparado un poco!) y ayudan a la circulación de las arterias.

¿Alguna cosa más? Pues sí, un consejo más. Procura comprar aceite de coco orgánico (sin refinar) y como es el caso con la mayoría de remedios, no pasarse con las cantidades. Nosotros lo compramos aqui Aceite de Coco Virgen Ecológico Coconoil Organic 1L   www.quiropractica1.com

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
Abrir chat