Cómo Sanar el Intestino Poroso

El síndrome del Intestino poroso (leaky Gut syndrom) es una enfermedad de crecimiento rápido y que más y más personas luchan a diario. Esta enfermedad puede ser la causa de sus alergias, la baja energía, dolor de articulaciones, enfermedades autoinmunes y aumento de peso. En este artículo destacaré especialmente cómo puede curar su fuga intestinal.

 

La Importancia de Su Revestimiento Digestivo

Piense en el tejido de revestimiento de su tracto digestivo como una red con agujeros extremadamente pequeños que sólo permite pasar determinadas sustancias. El recubrimiento de sus intestinos funciona como una barrera impidiendo el paso a partículas más grandes que puedan dañar el sistema. Cuando alguien tiene escapes digestivos (a menudo denominado como el aumento de la permeabilidad intestinal) la «red» en su tracto digestivo se daña, incluso causa que se desarrollen agujeros más grandes en su red, de tal manera que las cosas que normalmente no podían pasar a través, ahora sí son capaces. Algunas de las cosas que ahora pueden pasar a través incluyen proteínas como el gluten, bacterias malas y partículas de alimentos sin digerir. Los desechos tóxicos también pueden tener escapes desde el interior de su pared intestinal al torrente sanguíneo causando una reacción inmune.

La Progresión del Intestino Poroso

Esto conduce a que presente inflamación en todo su sistema y pueda causar síntomas, tales como:

• Hinchazón

• Sensibilidades a alimentos

• Enfermedades tiroideas

• Fatiga

• Dolor en las articulaciones

• Dolores de cabeza

• Problemas de piel como rosácea y acné

• Problemas Digestivos

• Aumento de peso

• Síndrome X

Uno de los mayores signos de advertencia que puede producirse por el sindrome de fugas digestivas (leaky gut syndrom) puede ser el experimentar múltiples sensibilidades a alimentos. Las proteínas parcialmente digeridas y la grasa pueden filtrarse a través de su revestimiento intestinal haciéndose camino en el torrente sanguíneo lo que puede causar una reacción alérgica.

Esta respuesta alérgica no significa que usted va a sufrir una erupción cutánea por todo el cuerpo, sino que puede llevarle a uno de los síntomas que he mencionado anteriormente. Y, si no se repara puede producirle mayores problemas de salud como una enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable, artritis, eczema, psoriasis, depresión, ansiedad, migrañas, dolores musculares y fatiga crónica.

Según al periódico de la Diabetes existen fuertes evidencias que apuntan a los escapes digestivos como una de las principales causas de las enfermedades autoinmunes incluyendo la Diabetes de Tipo 1. Otro de los problemas de los escapes digestivos es que pueden causar una mala absorción de minerales vitales y nutrientes como el zinc y el hierro.

¿Qué Puede Causar el Escape Intestinal?

Hay 4 causas principales para la fuga intestinal: •    Una mala alimentación •    Estrés Crónico(consultar su Dr en quiropractica) •    Sobrecarga de Toxinas •    Desequilibrio Bacterial

En este artículo vamos a tratar en profundidad la nutrición. Léalo atentamente, y en unos pocos apartados, resumiré los 5 mejores Alimentos y Suplementos para curar su fuga intestinal…

Los componentes más comunes de los alimentos que pueden dañar el revestimiento intestinal son las proteínas que se encuentran en los cereales sin brote, el azúcar, los Transgenicos (Organismo Genéticamente Modificado) y los lácteos convencionales. 

El problema con los cereales sin brote es que contienen grandes cantidades de nutrientes bloqueadores llamados fitatos y lectinas. Las lectinas son proteínas que se unen con el azúcar y actúan como un sistema de defensa natural para las plantas que las protegen de invasores externos como el moho y los parásitos. Esta es una buena noticia para las plantas, pero una mala noticia para el cuerpo.

Su revestimiento digestivo está cubierto con azúcar que contiene células que ayudan a descomponer los alimentos. Las lectinas tienden sentirse atraídas por esa zona y cuando se adhieren a su revestimiento digestivo lo daña, causando inflamación.

Lectinas y Alimentos Problemáticos

Las lectinas se encuentran en muchos alimentos, no sólo en los granos, y consumirla en cantidades pequeñas su cuerpo las puede aceptar bien. Pero los alimentos que contienen grandes cantidades de lectinas son más problemáticos como el trigo de arroz, la escanda y la soja.

La germinación y la fermentación del cereal reducen los fitatos y las lectinas, y hace que estos alimentos sean más fáciles de digerir. Los alimentos transgénicos e hibridados tienden a ser los más altos en lectinas ya que han sido modificados para combatir los virus.

Además, los cereales que contienen gluten, dañan el revestimiento intestinal provocando poros intestinales. Así que trate de sanar su sistema manteniéndose alejado de todos los cereales, especialmente de aquellos que contienen gluten como el trigo. Una vez que el intestino esté sano, puede volver a añadir ocasionalmente a su dieta cereales que hayan sido fermentados y germinados.

La Leche de Vaca convencional es otro alimento que puede causar escapes digestivos. El componente de los productos lácteos que perjudica su instinto es la proteína Caseína A1. Además, el proceso de pasteurización destruye las enzimas vitales, produciendo azúcares como la lactosa muy difícil de digerir. Por esta razón, solo recomiendo comprar productos lácteos que sean naturales y de: vacas A2, cabras, ovejas o búfalo.

El Azúcar es otra sustancia que causa estragos en su sistema digestivo. El azúcar suministrará el crecimiento de la levadura, la candida y las bacterias patógenas las cuales además dañarán su intestino. Las bacterias patógenas en realidad crean toxinas llamadas exotoxinas que dañan las células sanas y pueden corroer un agujero en su pared intestinal.

Otros Factores que Causa Intestino Poroso

El estrés crónico con el tiempo debilita su sistema inmunitario, el cual deteriora su capacidad para luchar contra invasores extraños como malas bacterias y virus que conducen a la inflamación y a escapes digestivos. Para reducir el estrés recomiendo dormir más, programar diversión en su semana, descansar un día a la semana, reflexionar sobre escrituras y pasar tiempo con gente positiva y que le estimule. Las toxinas. Estamos en contacto con más de 80.000 toxinas y productos químicos cada año, pero el peor transgresor de causar escapes digestivos es el antibiótico, los pesticidas, el agua del grifo, la aspirina y los NSAIDS (Medicamentos Anti Inflamatorios Sin Esteroides). Recomiendo comprar un filtro de agua de alta calidad para eliminar el cloro y el flúor, y utilizar hierbas de plantas naturales para reducir la inflamación en el cuerpo.

Dysbiosis. Por último, una de las principales causas de los escapes intestinales es una enfermedad llamada dysbiosis, que significa un desequilibrio entre las especies de bacterias benéficas y perjudiciales en su intestino. Para muchos, este desequilibrio puede comenzar en el momento del nacimiento debido a una cesárea o porque la madre no tiene un intestino sano. Una prescripción excesiva de antibióticos, el agua del grifo con cloro y flúor, y la falta de alimentos ricos en probióticos contribuyen a este desequilibrio de bacterias buenas y malas.

El Intestino Poroso y el Cerebro

Otro tema que quiero discutir rápidamente es cómo los poros intestinales pueden afectar al cerebro. Si alguna vez ha visto a un niño con autismo experimentar un cambio de ánimo, este puede ser causado por una permeabilidad intestinal. Las dietas sin gluten y sin caseína han resultado ser eficaces para muchos niños con autismo debido a que estas proteínas pueden producir fugas al intestino y a continuación, recircular y actuar en el cerebro de forma similar a un fármaco opioide.

Este es el motivo por el que las fugas intestinales también han sido vinculadas a otros trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión y el trastorno bipolar. Por ello, en muchos casos, si usted puede curar el intestino puede sanar el cerebro.

Plan de 4-Pasos para Curar el Intestino Poroso

La buena noticia es que hay una solución para curar el Intestino Poroso. Hay un proceso de cuatro pasos que incluyen: 1.    Eliminar alimentos y factores que dañen el intestino 2.    Reemplazarlos por alimentos curativos (ejemplo: caldo de hueso) 3.    Repararlo con suplementos específicos 4.    Re-equilibrarlo con probióticos

Este es el protocolo que he utilizado con mis pacientes en el transcurso de los años y les ha ayudado a ver resultados increíbles.

Recuerde, los principales alimentos que debe dejar de consumir y que le causan fugas intestinales son el azúcar, los cereales, la carne procedente de ganadería intensiva, los productos lácteos no ecologicos y los alimentos derivados de organismos modificados genéticamente. Las mayores exposiciones tóxicas que hay que eliminar son el agua del grifo, los pesticidas, los medicamentos anti-inflamatorios sin esteroides y los antibióticos, pero recuerde siempre consultar con su médico si se los ha prescrito.

References:

Kiefer D, Ali-Akbarian L (2004). “A brief evidence-based review of two gastrointestinal illnesses: irritable bowel and leaky gut syndromes”. Alternative Therapy Health Medicine 10 (3): 22–30.

Pike, M. G.; Heddle, R. J.; Boulton, P.; Turner, M. W.; Atherton, D. J. (1986). “Increased Intestinal Permeability in Atopic Eczema”. Journal of Investigative Dermatology 86 (2): 101–104.

Humbert, P.; Bidet, A.; Treffel, P.; Drobacheff, C.; Agache, P. (1991). “Intestinal permeability in patients with psoriasis”. Journal of dermatological science 2 (4): 324–326.

Vaarala O, Atkinson MA, Neu J (2008) ‘The “Perfect Storm” for Type 1 Diabetes The Complex Interplay Between Intestinal Microbiota, Gut Permeability, and Mucosal Immunity’, Diabetes Journal,  (57)10(2555-2562).

Z Liu, N Li, J Neu (2005) ‘Tight junctions, leaky intestines, and pediatric diseases’, Acta Paediatrica , 94(4), pp. 386-393.

Maes M, Leunis JC (2008) ‘Normalization of leaky gut in chronic fatigue syndrome (CFS) is accompanied by a clinical improvement: effects of age, duration of illness and the translocation of LPS from gram-negative bacteria’, Journal of Neuro Endocrinology, 29(6), pp. 902-10.

Visser, J (2010). Tight Junctions, Intestinal Permiability and Autoimmunity Celiac Disease and Type 1 Diabetes Paradigms. PubMed.