Los increíbles beneficios de estos 10 Tés naturales

 

Es verdad que la alimentación puede recorrer un largo camino en cuanto a nuestra salud se trata. Por eso, Nutrición Sin Más se dedicó a hacer esta lista de 22 maneras para estar más saludables que tienen que ver con nuestros hábitos alimenticios. Pero incluso algunos agentes pueden curar enfermedades, como los siguientes tés herbales:

  1. Diente de león

¿Quién hubiera dicho que estas lindas y características flores tendrían tantos beneficios? Este té herbal tiene la habilidad de incrementar la producción urinaria, tratar infecciones y ayudar a la digestión. Además, puede ser utilizado como un tonificador para la piel.

 

  1. Jengibre

Si te gusta el sabor de esta raíz y la agregas a tus comidas normalmente, deberías probar hacer té de jengibre cuando tengas dolor de estómago o náuseas porque es un buen remedio casero.

 

  1. Té de saúco

Este té es ideal para esos días donde eres más moco que persona, pues alivia diversos síntomas de la gripe como tos, fiebre, dolor de cabeza, resequedad en la garganta, fatiga y dolor corporal. También puede ayudar con la bronquitis y con la sinusitis bacteriana.

 

  1. Hibiscus

La flor deshidratada de hibiscos ofrece un brillante color rojo junto a un aroma y un sabor florales completamente deliciosos. ¿Pero qué puede hacer por ti? Es alto en vitamina C, lo que mejora tu sistema inmunológico y disminuye la presión arterial. Hazlo incluso más delicioso con un toque de miel.

 

  1. Té de Ginseng

Hay tres variedades de Ginseng, y cada uno tiene sus propios beneficios. Pero si lo que buscas es combatir los síntomas del resfriado común o ayuda contra la diabetes, lo que necesitas es una gran taza de ginseng americano.

 

  1. Hierbabuena

No dejes esta hierba solo para los mojitos o para los chicles, porque su té puede ser muy beneficioso, pues sirve para descongestionar las fosas nasales y aliviar una garganta con ardor. Así que la próxima vez que sientas que vas a pescar un resfriado, corre a por un té de hierbabuena.

 

  1. Oolong

Si el colesterol malo está trayendo problemas a tu vida, opta por tomar té de oolong, porque está comprobado que ayuda a reducir los niveles de este colesterol. Por supuesto, debes acompañarlo con una dieta balanceada porque aunque sí puede ayudar, no es una fórmula mágica. Existen teorías que afirman que también ayuda a la pérdida de peso, aunque eso no está comprobado por la ciencia, pero vale la pena probarlo.

 

  1. Rooibos

Este té, nativo del sur de África, tiene un sabor medianamente dulce con un toque de nueces. Está lleno de antioxidantes, por lo que puede ayudar a tener una piel más linda, mejorar tu memoria y tu vista, entre otros beneficios.

 

  1. Manzanilla

¿Te encuentras estresado por algún examen importante o un gran proyecto en el trabajo? Este té tiene gran fama por promover la calma y ayudar a reducir los niveles de ansiedad, así que solo toma una taza de este té para relajarte y despejar la mente. Tiene un sabor parecido a la manzana. Además es conocido también por sus propiedades digestivas.

    10. Cardamomo

Este es el que se podría conocer como “5 en 1” de los tés, ya que puede remediar muchas afecciones, como la acidez, problemas de digestión, pérdida de apetito, resfriado común, tos y bronquitis. Es nativo de la India, de Nepal y de Indonesia, y sus semillas se utilizan en una variedad de platillos.

 

Lo bueno de los tés es que apenas poseen calorías, son deliciosos por sí mismos (aunque se pueden hacer más placenteros con miel o algún otro endulzante natural) y realmente se pueden combinar como sea.

 

Unas gotas de limón, unas rodajas de naranja o especias como clavos, canela o cúrcuma pueden marcar la diferencia entre un té que consideres aburrido a un verdadero conjunto de experiencias, además de que estas últimas dos especias pueden evitar el cáncer, según un estudio de Nutrición Sin Más.

 

También puedes tomarlos fríos o calientes, dependiendo de tu estado de ánimo y lo que creas que necesites en el momento. Si lo vas a preparar frío recuerda hacerlo un poco más concentrado porque se tiende a perder un poco el sabor.