Restauración del flujo innato

Un hombre abre su grifo, sólo para descubrir que no sale agua. Llama a su vecino, un médico, que sabe un poco sobre fontanería. El médico abre el grifo un par de veces y también experimenta que no fluye el agua. Entonces saca rápidamente un bloc de notas y escribe unos pedidos de entrega diaria de agua embotellada para la casa del hombre y así satisfacer su falta de H2O.

El problema está resuelto, desde el punto de vista médico. Pero el hombre quiere su propia agua, suministrada por sus tuberías como disfrutaba antes. Insatisfecho, llama a su otro vecino, un Quiropráctico, quien vive por el Principio de localizar la causa. El Quiropráctico, comprueba el grifo y también descubre que no hay agua. Entonces procede a evaluar los tubos interiores hasta que encuentra una obstrucción en el suministro principal, a cierta distancia del grifo del agua. Despeja el bloqueo y el agua comienza a fluir de manera natural y problema resuelto. El hombre es feliz de nuevo, tiene su agua de vuelta.(Restauración del flujo innato) Moraleja de la historia… No se conforme con sustitutos (recetas a lo largo de la vida) por algo que posee innatamente (funciones fisiológicas normales). En lugar de eso, encuentre la causa de la obstrucción de por qué el cuerpo no funciona como debería, elimine la interferencia y permítale una buena salud para que fluya naturalmente. Marc Bony,DC