Saltear al contenido principal
quiropráctica para mascotas

Quiropráctica y mascotas

¿Qué es la Atención Quiropráctica para los Perros?

El cuidado quiropráctico es un enfoque holístico para muchos problemas de conducta y salud del perro. La quiropráctica no sustituye la medicina y la cirugía veterinaria tradicional, pero proporciona un método alternativo de cuidado.

Los ajustes quiroprácticos han demostrado ser muy valiosos para detectar y tratar anomalías que ya están en marcha y otros problemas de conducta y ataque. También se ha demostrado que alivia el dolor en la espalda y en el cuello del perro.

¿Cómo Puedo Saber si mi Perro Necesita Atención Quiropráctica?

Hay numerosas tensiones comunes o situaciones traumáticas, como el proceso del parto, que pueden causar movimientos anormales o restringidos de la circulación producidos en la columna vertebral. Este cambio en el movimiento adecuado de la columna es lo que los quiroprácticos llaman una «subluxación”. Cuando se produce una subluxación, la columna vertebral del perro pierde su flexibilidad normal.

Esto se traduce en rigidez, lo que lleva a la resistencia y la disminución de la conducta. Los síntomas más comunes asociados con las subluxaciones vertebrales son el dolor, el cual se puede manifestar de diversas maneras. Los perros con dolor mostrarán cambios compensatorios en la postura y en el andar. Estos cambios pueden causar tensión en otras articulaciones y otros músculos.

Los síntomas tales como la rigidez, una mala actitud mental, anomalías a la hora de caminar o la presencia de atrofia muscular (debilitación) están generalmente asociados con los desajustes de la columna.

Las subluxaciones también pueden causar cambios en la coordinación muscular y la flexibilidad que afectan la capacidad de la conducta del perro. Estos síntomas pueden ser la falta de coordinación al andar, anomalías poco habituales y tal vez indefinibles en la forma de caminar que varían de pata a pata y cambian en función del caminar, la rigidez en los movimientos laterales del cuello o la espalda, andar con la correa (pasos en línea), acortar zancadas en una o dos extremidades, la incapacidad de utilizar los muslos de la parte trasera, o dificultad para flexionarse.

Las quejas habituales de los dueños de los perros están relacionadas con la resistencia y la rigidez al moverse en una dirección, irritabilidad, disminución del comportamiento y sensibilidad al tacto, como cuando se les cepilla.

¿Cómo Puede un Quiropráctico Ajustar a Mi Perro?

Una vez que el examen inicial se ha completado, el quiropráctico del animal llevará a cabo un ajuste en el área afectada de la columna a fin de devolver el movimiento normal de las articulaciones y aliviar los espasmos musculares y el dolor.

Un ajuste quiropráctico es muy específico y se realiza a una alta velocidad, con una baja fuerza controlada por una mano de empuje, que se dirige en una dirección específica de una determinada articulación.

 ¿Cuántos Tratamientos Necesitará Mi Perro?

Existen varios factores que determinan el número y la frecuencia de los ajustes necesarios para corregir el problema. La edad del perro y el estado físico son importantes: los perros jóvenes y sanos generalmente requerirán menos ajustes que los perros mayores o aquellos con problemas graves de salud.

La gravedad del problema es otro factor importante: si se ha producido un daño permanente, volver a la plena flexibilidad puede no ser posible y se pueden necesitar múltiples ajustes para lograr la mayor flexibilidad posible. La cantidad de tiempo que el problema ha estado presente también es un factor importante: problemas ocurridos desde hace tiempo, o crónicos, normalmente requieren más ajustes para corregirse que los problemas agudos.

El Equipo Veterinario/Quiropráctico

La quiropráctica también puede ofrecer una valiosa ayuda a los médicos veterinarios que tratan la cojera. El objetivo aquí es encontrar la fuente principal del dolor, en lugar de tratar lo que podría ser la fuente secundaria.

La quiropráctica ofrece experiencia en la evaluación de la espalda y los problemas en las articulaciones que pueden proporcionar al veterinario otros medios de diagnóstico y opciones de tratamiento precoz en algunos problemas de cojera, especialmente tratamiento conservador de biomecánica relacionada con desordenes musculo esqueléticos.

Hay que destacar que la quiropráctica, de ninguna manera, se debe considerar como un sustituto de la medicina veterinaria convencional, sino más bien como un tratamiento válido, y simultáneo a muchos problemas de cojera.

Y, al igual que con cualquier problema relacionado con la salud o las enfermedades que su perro pueda tener, es importante que se contacte con el veterinario, para que él o ella pueda evaluar a su perro de cualquier enfermedad médica subyacente que pueda estar causando síntomas similares.

Marc Bony,DC

quiropractica1.com

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba