Operación de columna Mataro

dolores de cervicales Me llamo Eduard, tengo 55 años y vivo en Santa Eulàlia de Ronçana. Fui al Quiropráctico porque me dolían las cervicales. También tengo dos hernias discales. Una vecina del pueblo y amigos, me estuvieron explicando que ellos iban a un quiropráctico en Mataró, que hacía mucho tiempo que iban prácticamente toda la familia, así que junto con mi mujer, nos decidimos a probarlo. Había hecho acupuntura y homeopatía antes, pero los resultados no habían sido del todo favorables, más bien irregulares. Y también estaba visitando a un fisioterapeuta que en este caso no me sirvió de nada. La única cosa que acabé haciendo era tomar muchas pastillas, antiinflamatorios, analgésicos, etc, para poder soportar un poco el dolor, o como mínimo para poder hacer vida normal.

Mi vida ha cambiado radicalmente y además relativamente en poco tiempo, con la quiropráctica. Me siento más joven y puedo hacer más actividades físicas que antes no podía hacer. Estoy muy contento y todos los cambios que he tenido son muy positivos, de hecho hasta la expresión de mi cara ha cambiado.  Parece que me haya quitado unos cuantos años de encima. Mi mujer también viene al quiropráctico y yo siempre se lo aconsejo a todo el mundo con quien hablo.