Las curvas de la columna

Las cuatro curvas de la médula espinal amortiguan los efectos de las tensiones y permiten un mayor giro y una mejor flexibilidad. Cuando usted piensa en su columna, ¿piensa usted en una hilera recta de huesos que van desde la parte inferior de su cerebro hasta la parte inferior de la espalda?

En realidad, la columna vertebral está formada por cuatro curvas diferentes que proporcionan equilibrio y flexibilidad a su cuerpo y le ayudan a prevenir lesiones. Estas curvaturas también permiten a la columna soportar 10 veces más peso del que podrían soportar si las curvaturas hubieran  desaparecido. Estas curvas son más visibles cuando se mira un ejemplo de la columna vertebral desde una perspectiva lateral.

Estos son los cuatro tipos de curvaturas espinales:

• Lordosis Cervical – Es una «C» al revés, tiene forma de curva, situada en la parte superior de la columna. Esta curva ayuda a proteger su cabeza de movimientos extremos hacia adelante. El dolor de cuello por lo general es el resultado de que tenemos algún tipo de pérdida significativa en la curva.

• La Cifosis Torácica – Es una «C» –que tiene forma de curva en la parte superior y media de la espalda, compuesta por 12 vértebras. • Lordosis Lumbar – Son las cinco vértebras de la parte inferior de la espalda que también tienen forma de “C” al revés. Esta zona de la columna vertebral muestra una curvatura hacia atrás cuando se ve desde el lateral.

• Cifosis Sacro – El sacro es un hueso triangular en la base de la columna vertebral, entre los dos huesos de la cadera. También es una «C», como la forma de una curva. Tal y como se desarrolla un bebé recién nacido, este tiene solamente un tipo de curva espinal, la lordosis «C»– que tiene forma de curva.

Desarollo de la columna

Como las habilidades motoras de un niño empiezan a desarrollarse, el bebé aprende a mantener la cabeza hacia arriba, sentarse, gatear, levantarse y caminar – todo esto causa el desarrollo de los músculos y permite que se reparta más peso a la columna vertebral. También comienza el desarrollo de las curvas espinales adicionales.

Es importante que las curvas se encarguen de mantener un equilibrio en su cuerpo y evitar el dolor y las lesiones. La correcta carga de peso requiere que lo haga agachándose doblando las rodillas, en vez de inclinarse con la cintura, para evitar que su columna se ponga derecha.

Por supuesto, chequeos regulares al quiropráctico y sus ajustes le ayudarán a mantener sus curvas espinales correctamente. Además, hay productos específicos, tales como las almohadas cervicales, que también le ayudarán a mantener las curvas de la columna en su lugar y apartarle del dolor. Marc Bony,DC