Saltear al contenido principal
La Quiropráctica y Las enfermedades infecciosas

La Quiropráctica y Las enfermedades infecciosas

Por el Dr. Christopher Kent

Como coleccionista de recuerdos de la quiropráctica, me asombra la amplitud de visión demostrada por aquellos que nos han precedido. Aún más impresionante son algunos de los resultados espectaculares reportados por los primeros quiroprácticos en pacientes con enfermedades infecciosas.

Un ejemplo donde la quiropráctica ha sido un faro de luz fue en la epidemia de gripe del 1917-1918, la cual llevó a la muerte y el miedo a muchos estadounidenses. Se estima que 20 millones de personas murieron en todo el mundo, entre ellos unos 500.000 estadounidenses.

Walter Rodas ofrece información fascinante sobre la profesión durante esos años. Un quiropráctico pionero que escribió, «yo estaba a punto de dejar el negocio cuando llegó la epidemia de gripe, pero cuando todo acabó,  me establecí firmemente en la práctica». Los resultados fueron espectaculares.

Rhodes informó que en Davenport, Iowa, los médicos trataron a 93.590 pacientes con 6.116 muertes – la pérdida de un paciente de cada 15. Quiroprácticos de la Escuela Quiropráctica Palmer ajustó a 1.635 casos, con una sola muerte. A las afueras de Davenport, los quiroprácticos de Iowa atendieron 4.735 casos con sólo seis muertes – una de cada 866.

Durante la misma epidemia, en Oklahoma, 3.490 pacientes se recuperaron de la gripe con el cuidado quiropráctico, sólo hubo siete muertes. Además, se llamó a quiroprácticos en 233 casos dados por perdidos después de recibir tratamiento médico, y al parecer, «se salvaron todos menos 25».
Los autores anónimos del libro del 1925 “Estadísticas de la Quiropráctica”, llevó a cabo un estudio más amplio. Este texto es una recopilación de un cuestionario sobre las respuestas de los quiroprácticos que practican la quiropráctica. El informe abarca 99.976 casos notificados por 412 quiroprácticos de 110 condiciones específicas. A continuación una muestra:

Gonorrea
: Se reportaron 408 casos de 136 quiroprácticos implicados. 341 casos mostraron una recuperación completa o “muy definida” a mejorar. 66 casos mostraron poca o ninguna mejoría. Hubo una muerte. El porcentaje de recuperaciones declarado fue del 83,6 %.

Gripe
: Se reportaron informes sobre 4.193 casos por 213 quiroprácticos. 4.104 mostraron una recuperación completa. 79 pacientes mostraron poca o ninguna mejoría, y se registraron 10 muertes. El porcentaje de recuperación fue del 99,4 %.
Sarampión: 121 quiroprácticos informaron de 673 casos. 665 casos mostraron una recuperación completa o “muy definida” a mejorar. Siete mostraron poca o ninguna mejora. Se informó de una muerte. El porcentaje de recuperaciones registradas fue del 98.8%.

Fiebre Escarlatina
: Hubo 149 casos de 60 quiroprácticos. Se registraron 147 casos de recuperación total. Dos mostraron poca o ninguna mejora. No hubo ninguna muerte. El porcentaje de recuperaciones fue de un 98,7%

Viruela: 45 quiroprácticos asistieron a 101 casos. 100 Mostraron recuperación completa. Uno fue remitido a otro profesional. No hubo que lamentar víctimas mortales.
Los textos quiroprácticos también abordaban las estrategias de los ajustes y el manejo de pacientes con enfermedades infecciosas. «Práctica de la quiropráctica – Volumen 1 – Enfermedades Infecciosas» analiza técnicas de ajuste y la gestión de casos de condiciones, incluyendo, por ejemplo, el sarampión, las paperas, la varicela, la fiebre tifoidea, la meningitis, las fiebres palúdicas, la tos ferina, la parálisis infantil y la tuberculosis.

Por supuesto, que era otra época. La metodología de la investigación de hoy, simplemente no existía. Por otra parte, la quiropráctica no es un tratamiento para una enfermedad específica.
Creo que estas declaraciones del pasado fascinan cuando se toman en el contexto de la biología contemporánea. Investigaciones recientes han revelado mucho acerca de cómo el sistema nervioso está involucrado en el proceso inmune.

Una revisión exhaustiva de la literatura que resume nuestra comprensión actual. «El cerebro y el sistema inmunológico son los dos sistemas principales adaptativos en el cuerpo. Durante una respuesta inmune, el cerebro y el sistema inmune «hablan el uno con el otro” y este proceso es esencial para mantener la homeostasis… Dos caminos que enlazan el cerebro y el sistema inmunitario: el sistema nervioso autónomo (SNA) mediante directas influencias neuronales, y la secreción humoral neuroendocrino a través de la glándula pituitaria… el SNA regula el funcionamiento de todos los tejidos y órganos inervados por todo el cuerpo con la excepción de las fibras del músculo óseo»
En un mundo en el que nos enfrentamos a bacterias resistentes a antibióticos, y enfermedades virales donde faltan tratamientos efectivos, el papel del cuidado quiropráctico para permitir un óptimo funcionamiento del sistema inmunológico merece una exploración más detenida.

REFERENCIAS
1. Rhodes WR: “La Historia Oficial de la Quiropráctica en Texas.” Asociación Quiropráctica de Texas. Austin, TX. 1978.
2. “Estadísticas Quiroprácticas”. Servicio de Investigación y Estudios de la Quiropráctica. Burton Shields Press. Indianapolis, IN. 1925.
3. Wells BF, Janse J: “Práctica de la Quiropráctica. Volumen 1. Enfrermedades Infecciosas”. Colegio Nacional de Quiropráctica. Chicago, IL. 1942.
4. Kent C: “Neuroimmunología — una actualización”. El Periódico Quiropráctico. Agosto, 2001. http://www.worldchiropracticalliance.org/tcj/2001/aug/aug2001kent.htm
5. Kent C: “Neuroimmunología y Quiropráctica”. El Periódico Quiropráctico. Octubre, 1995. http://www.worldchiropracticalliance.org/tcj/1995/oct/oct1995kent.htm
6. Kent C: “Aspectos del impulso mental bioquímico e inmunológico”. El Periódico Quiropráctico. Febrero, 1999. http://www.worldchiropracticalliance.org/tcj/1999/feb/feb1999kent.htm
7. Elenkov IJ, Wilder RL, Chrousos GP, Vizi ES: “El nervio simpático – un capa superior integrativa entre los dos grandes sistemas: el cerebro y el sistema inmune”. Pharmacol Rev 2000;52:295-638. http://pharmrev.aspetjournals.org/cgi/reprint/52/4/595.pdf

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba