TDAH – problemas de neurodesarollo

Mejoran con Quiropractica

Niños con desórdenes neurológicos y la Quiropráctica

El 16 de junio de 2016 la Revista Pediatric, Maternal & Family Health publicó y documentó varios casos de los efectos positivos del  cuidado quiropráctico en ocho niños con necesidad de cuidados especiales.

Los autores del estudio informan que un número de niños que necesitan cuidados especiales está creciendo alarmantemente. “Cada año se diagnostican más niños con desórdenes de neurodesarrollo como Autismo, TDAH y transtorno del procesamiento sensorial”.

El estudio informa que la tasa de autismo en 1975 era de 1 de 5000, a partir de 2008  tuvo el incremento de 1 de 88.

La tasa de TDAH ha aumentado un 16 por ciento desde 2007 hasta hoy en día en que las estimaciones actuales muestran que alrededor del 10 por ciento de los niños en edades comprendidas entre 4 a 17 están siendo diagnosticados con estos desórdenes.

El número de niños matriculados en programas de educación especial se ha incrementado un 30 por ciento en los últimos 10 años y en la actualidad un 13 por ciento de todos los niños en edad escolar  están en estos programas.

En esta investigación, se estudiaron ocho niños con una variedad de necesidades especiales para ver los resultados del cuidado quiropráctico. Cuatro de los niños fueron vistos en una clínica universitaria quiropráctica, y cuatro fueron atendidos en la consulta privada de uno de los autores del estudio.

Cada uno de los niños recibieron cuidados quiroprácticos mediante la corrección de las subluxaciones. Cada uno de los ocho niños mostraron una mejoría en sus respectivos problemas neurológicos.

En este estudio se incluyó a una chica de 11 años de edad, que tenía dificultades con la comprensión de la lectura, escritura, y matemáticas. Después de estar bajo cuidado quiropráctico, esta chica fue seleccionada en el programa educativo de alto rendimiento en su escuela.

Dos hermanas,  de dos y cuatro años de edad, sufrían de ansiedad y retrasos  del habla. Después de estar bajo cuidado quiropráctico, el estudio documenta que la niña de dos años de edad había mejorado hasta el punto de que ahora puede estar en la guardería, y la de cuatro años ya no necesitó terapia para el habla y fue aceptada en un programa preescolar de prestigio.

Los autores señalaron en la conclusión de su estudio: «Siete de cada ocho niños mostraron una mejora drástica;  reduciendo o suprimiendo uno o más de los servicios especiales que habían formado parte de su terapia semanal.» Un niño con parálisis cerebral mostró una buena mejora, pero sus limitaciones impidieron ver las mejoras importantes que se observaron en los otros niños en este estudio.

Fuente: www.nowyouknow.net