Hace años, cuando aún gozaba de credibilidad, la OMS definió la salud de esta manera:

Definición de la Salud OMS 1947

“un completo estado de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad” (OMS 1947).

Para la quiropráctica en Mataro, la salud es mucho más que la ausencia de síntomas; la salud depende del pleno funcionamiento del organismo.

Y asegurar que el cerebro puede comunicar con el cuerpo a través del sistema nervioso libre de interferencias es el enfoque primordial del quiropráctico.

Así el cerebro puede controlar todos los sistemas del cuerpo. Hay varios factores que determinan la salud, algunos variables como los niveles de hormonas en tu sistema que van variando según tu edad y tu sexo, otros más bien estáticos: normas o cifras determinantes en establecer si estamos sanos o no.

La fiebre

Piensa en una cifra que empleamos todos: 37ºC. Temperatura corporal normal. ¿Seguro? Según la revista The Week, la temperatura normal es de 36.7ºC… ¿Cómo pudieron equivocarse? Aunque generalmente aceptado como correcto, esta cifra salió de un estudio realizado a mediados del siglo XIX, por un medico alemán llamado Carl Reinhold August Wunderlich que dedicó su vida profesional a establecer la temperatura corporal normal para humanos.

Empleó por ello un termómetro de mercurio, un tubo de cristal de 30 cm. con el que tomó la temperatura axilar a 25.000 personas, durante 11 minutos cada persona, y durante momentos distintos del día, para obtener sus datos. Descubrió que la temperatura variaba, de persona en persona, siendo más bajo por la mañana, y subiendo por la tarde según la actividad de la persona: variando de 36.2 a 38º.

Una vez recopilado todos los datos, el buen doctor calculó el promedio de todos los datos obtenidos a mano… la calculadora aún no existía; las primeras se comercializaron en el 1902. Obtuvo el resultado conocido y aceptado hasta hoy: 37ºC. Estudios más recientes han revelado que la temperatura promedia no solamente es más baja que la establecida, sino que también varia en grupos distintos de personas.

Es algo más elevado en mujeres que en hombres, en personas de color, en niños y en embarazadas. Es más baja en la tercera edad. El promedio de todos estos grupos es de 36,7ºC. Sorprendidos por los  resultados que arrogaron sus estudios, los científicos tuvieron la oportunidad de examinar el termómetro original del Dr. Wunderlich: estaba mal calibrado… ¡Así que todos sus datos y los resultados son erróneos! Hay más datos de los que nos confiamos relacionados a la salud.

El embaraso

Gestación embrional humana: 280 días. Cifra establecida por el ginecólogo alemán Franz Carl Naegele en el 1805. Se basó sobre información de la Biblia que la gestación son 10 ciclos lunares (10×28 días) y lo calcula desde el primer día de la última menstruación (cuando es fisiológicamente imposible concebir).

No es de sorprender que sólo acierte el día exacto en 5% de los embarazos. Desde entonces sabemos que los embarazos, tal y como la tensión arterial y la temperatura, no son iguales y también dependen de raza (mujeres de color tienden a parir 8,5 días antes), si es el primer embarazo o el segundo, hasta el estatus social y el nivel de estrés de la madre influyen. Otro dato interesante es el de la Tensión arterial como establecido en 1901: 120/80, con todo debajo de 140 considerado normal.

En EEUU en 2003, se formó un comité de 11 expertos para estudiar el tema de la hipertensión, y terminaron creando un síntoma llamado pre-hipertensión. Los expertos opinaron que todo paciente con números de 120-139 o 80-89, debería medicarse preventivamente ya que estaba en el grupo de riesgo creado por ellos. Resulta que 9 de los 11 expertos tenían vínculos directos a las grandes empresas farmacéuticas que con  este estudio incrementaron sus ventas de medicación anti-hipertensión en un 550% en tres años.

Habría que volver a confiar en nuestros cuerpos: la salud viene del arriba hacia abajo, y del interior hacia a fuera, y no al revés. Karel Deprez,DC Mallorca