Hola, me llamo Marta tengo 43 años y soy de Mataró.

Con 20 años tuve un accidente de moto, desde entonces, mi espalda se resintió porque tengo hernias discales y el resto del cuerpo también. Al no poder hacer una vida normal me afectó tanto anímicamente como físicamente. Y lo que me impulsó a venir definitivamente fue cuando me diagnosticaron la bacteria del Helicobater.

Desde que acudí al quiropráctico y empecé a ajustarme, noté que descansaba mejor por las noches y mis dolores de espalda empezaban a desaparecer. Al poco tiempo, los niveles de la bacteria bajaron al mínimo. Así, que al funcionar mejor mi cuerpo, mi vida ha dado un giro de 360 grados.

Tras ver mis visibles cambios, decidí traer a mi marido y mis hijas. Así que considero que la quiropráctica es recomendable a todas las personas tengan o no dolor.